martes, 14 de octubre de 2008

A tortas con la pantalla táctil


Simple como difícil. Intuitivo a la par que farragoso, Dead 'N' Furious se revela inicialmente como una brillante muestra de clasicismo, amor zombie y magia táctil stylus en mano. La verdad, hacía tiempo que iba detrás del juego, y hace unos días finalmente me tiré a la piscina. Una piscina refrescantemente gore, pero de aguas turbias y de irregular depuración, que recoge la vieja esencia del shooter como prueba de valor, puntería y reflejos sobre el guionizado planteamiento de raíles.

Siempre he sido fan de la serie The House of the Dead, sobre todo en las recreativas y en su paso por Dreamcast. Y, ya que no poseo la Wii (tendrá que hacer muchos más méritos para que caiga), plataforma en la que además del pack THOTD 2 y 3 también saldrá la suculenta cuarta parte, Overkill, Dead 'N' Furious se presentaba como una interesante alternativa en formato portátil. Y así lo ha sido.

Sin tapujos voy a decirles que este juego, pese a las críticas recibidas, y a las que yo le pondré seguidamente, me parece una joyita (a medias) del género y un título más que interesante dentro del frondoso catálogo de DS. El cartucho nos pone en las carnes de Rob Steiner, un preso que ha recibido una condena a cadena perpetua y que, una noche cualquiera, descubre que la cárcel antes custodiada por todo el elenco de guardas de seguridad, ahora se ha convertido en un criadero de no muertos con el inherente deseo de carne a toda costa. Esta historia, que aquí se proyecta como el típico sinsentido de este estilo de juegos, es sólo la excusa perfecta para que el protagonista recorra las lúgubres estancias del juego para encontrar una salida de este infierno pixelado.

Zombies, zombies con corbata y camisa, zombies gordos, zombies-rata y una disparatada retahíla más de enemigos nos esperan para amargarnos literalmente una experiencia de juego que, desgraciadamente, pronto se va al traste. Para ser más concretos a partir del capítulo 3. Efectivamente, que Dead 'N'n Furious me encante no significa que no cuente con un par de "PEROS" que son determinantes a la hora de recomendar el título o no. Un malicioso sistema de recarga sobre el que se sustenta la jugabilidad, que nos obliga a deslizar el stylus por toda la pantalla para cargar el arma de turno se erige en un consecuente cabreo conforme avanzamos en la aventura. Empieza siendo un juego de niños, termina siendo una meteórica lluvia de golpes sobre nuestra táctil para frenar inútilmente las hordas de bichos que se abalanzan sobre nosotros. Poca munición de las armas importantes y jefes tremendamente aparatosos ensalzan todavía más este apartado de dificultad mal calibrada.

Sin embargo, para demostrar que son mas cabroncetes de lo que a priori pudiera parecer, los chicos de Dream On no se conformaron con elaborar un sistema de recarga tramposo, sino que fueron más allá. Durante todo el juego, contaremos con las vidas (en este caso corazones) que vayamos conservando. Si lo hacemos muy bien, no habrá problema, pero si por contra lo pasamos mal en un determinado tramo del juego, todo puede ser que ya no pasemos del próximo. Los jefes ya citados anteriormente, se ocuparán de poner el resto y, aunque lo hayas hecho perfectamente en un nivel, te dejarán cojo para el próximo.

Puede sonar masoquista, pero a mi esta dificultad inicialmente me gustó mucho. Ahora bien, después de quedarme atrancado a mitad del juego, de volverlo a rejugar y atrancarme de nuevo, puedo afirmar que se han pasado. Nunca me he considerado un jugador muy habilidoso, pero sé diferenciar cuando un título difícil da los ítems suficientes para progresar y hacer frente a las adversidades y cuando no. Desafortunadamente, Dead 'N' Furious no pertenece a esta gamma de juegos, y tengo la sensación de que, aún volviéndolo a jugar, la experiencia no servirá de nada (o sí).

Sin lugar a dudas, una gran lástima porque el juego engancha, gráficamente es simple pero cumple lo suficiente para remitirnos a la Serie B más horrenda y además funciona en sus primeros compases. Después, todo se vuelve más caótico e intratable, apto sólo para auténticos machines y no tanto para jugadores pacientes como un servidor.

Así que, en definitiva, Dead 'N' Furious me parece lo dicho. Un juego que da lo que promete, gusta y se adapta perfectamente al concepto de juego portátil, pero fracasa en el intento de ofrecer la diversión ágil y fresca que en un inicio se le presupone

Habrá que jugarlo en cooperativo...

5 comentarios:

forfy dijo...

Ni yo hubiera hecho mejor la review. Lo mejor de todo es descubrirnos que en la DS se pueden hacer cosas de este tipo, y no sólo juegos de perritos y pokemons...

Lo malo es que no veo una continuidad de la idea, una serie de juegos que continuen con esta premisa (¿Por qué no sacan un HOTD!?) o incluso una segunda parte de éste que mejore los fallos que comentas.

Es cutrongo, pero su mejor baza es, como dices, esa cutrez 3D entrañable y funcional a partes iguales. Me gustó mucho más que Dementium por ejemplo y eso que este está mucho más cuidado.

Saludos

Alvy Singer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ryu_gon dijo...

Forfy: gracias, hombre. El problema es que la gente suele denostar cualquier intento de shooter en Ds, ya sea sobre raíles o no (como es el caso de Dementium). También soy partidario de que, visto lo visto con Dead 'N' Furious, la saga THOTD pegue el salto a ds (seguramente saldría un juego más que digno de la saga).

Alvy: Cuando te la pilles, ya me dirás qué te parece ese "halo mitológico" del juego...

PD: Perdón por la errata. Aunque un día yo también me pondré a buscarlas en textos ajenos...

Saludos

Alvy Singer dijo...

Por cierto, el segundo era yo y ahora re-commento: Digo que ya veremos si el juego tiene ese halo mitológico que conservan todos los juegos realmente difíciles. Eso hace que puedan molar más, y hay miles de ejemplos aquí comentados como el legendario, dicen, Ghost'n'Goblins. Esto no hace otra cosa que iniciar mi romance con la DS (que aquí ya llevan tiempo teniendo, dicho sea de paso).

Ryu_gon dijo...

Ghost n' Goblins...te puedo asegurar que sí es duro, muy duro. Tanto que la muerte significa volver a empezar el juego desde el inicio. Ahí lo dejo...

PD: Apuntaba el compañero Alvy que Clasismo, según la RAE, significa "Actitud de quienes defienden la discriminación por motivos de pertenencia a otra clase social". Por lo tanto, no se puede relacionar con "clasicismo".

Errata solucionada.

Gracias