sábado, 11 de octubre de 2008

En defensa de Rare


Hoy me voy a permitir una defensa totalmente legítima sobre una de las compañías más amadas en el pasado e injustamente destrozadas en el presente. Rareware, ampliamente conocida como Rare, trabaja sobre una línea que siempre me ha parecido admirable. Su amor por la policromía en su vertiente más inocente parece no encajar del todo en una era del videojuego en la que el modelo postapocalíptico se ha instaurado completamente y se ha tomado como referencia para multitud de títulos y géneros. Pero Rare, no, ella no cede a esta tentativa de volverse oscura y decadentemente futurista, sino que sigue apostando por los cimientos puramente coloristas en los que se crió el píxel. Y, por favor, no me malinterpreten. Soy el primero que disfruta como un loco descargando plomo en GOW, en el primer Killzone y en infinidad de títulos más. Sin embargo, también gozo como el que más dando caramelos a unas piñatas dignas de cartoon, mutando continuamente en los diferentes y fantásticos seres de Kameo o brincando de árbol en árbol con el fornido Donkey.


Y, sí, en esta generación Rare ha bajado el listón. Ni Perfect Dark Zero, ni Kameo ni Viva Piñata son homologables al Primer Perfect Dark (ni a su precursor, Goldeneye), ni tan siquiera a Conker o a Starfox. Pero tampoco se puede decir que los títulos nombrados, excepto VP: Party Animals, sean mediocres o simplemente regulares. El problema es que el usuario nunca se cansa de pedir, más, si cabe, cuando una legión de nintenderos enfurecidos por la pérdida de Rare como third también decarga, día a día, su odio contra la compañía. No lo han superado, ni creo que lo vayan a hacer. De hecho, lo entiendo, porque Rare siempre ha jugado las mismas cartas que Nintendo, pero en una línea muy paralela que encanta al seguidor pro de la compañía de Kyoto. Ahí estaba Diddy Kong Racing para hacerle la competencia al intocable Mario Kart en la era 32/64 bits, o el carismático Banjo, que cuestionó fallidamente el reinado de Mario 64, pero no por ello dejó de ser lo que es, un gran plataformas lleno de magia y personalidad.


Ya que hablamos de Banjo, ¿han visto la que se está montando con su tercera parte, Banjo-Kazooie: Nuts&Bolts, para Xbox 360? Desde que se anunció, un viejo y voluminoso ejército de fans ha emergido de las cavernas más profundas para reivindicarlo (también los nintenderos). El orgásmico hype duró más bien poco, como lo que suele durar un teaser de esos que te deja los dientes bien largos. Todos ellos querían un tercer Banjo-Kazooie, pero con la obligada condición que fuera exactamente igual a las dos entregas de Nintendo 64 (las de Advance ya ni las cuento). No sin levantar gran polémica, Rare tiró por la vía acertada y asestó un doloroso golpe a estos usuarios empedernidos al anunciar que el juego contaría con su esencia plataformera clásica, aunque daría prioridad a la creación y conducción de vehículos.


Así es, Rare no ha decidido retomar la saga porque sí. Lo ha hecho consciente de que, con las posibilidades técnicas que nos brinda esta generación, se puede explorar y buscar nuevas vías de juego que den sentido a una nueva entrega del oso. Por lo que se ha visto en diferentes vídeos, las posibilidades en cuanto a creación de vehículos serán tan alocadas como nuestra mente pueda llegar a imaginar, dando lugar a auténticas obras del jugador que pueden hacer estragos en el multi del Live.
En estos momentos, un servidor no puede juzgar el juego (ya habrá tiempo). De momento, me conformo con aplaudir a Rare una vez más porque si no se arriesga, tampoco se crea. Estoy bastante harto de ver cómo las sagas se reproducen año tras año sin aportar novedades y todos nos congratulamos de ello (me incluyo en esto, por supuesto).

Habrá que ver la calidad que atesora el producto final, pero mi compra, sólo por todo lo dicho, ya la tienen asegurada. Y no precisamente porque el juego lleve la etiqueta de Banjoo-Kazooie.

3 comentarios:

MkN dijo...

Banjo Kazooie y su docena de juegos variados alrededor de ellos, Donkey Kong y los otros tantos, Joanna Dark en los Perfect Dark, Conker's Bad Fur Day que gran juegazo que nunca llegó a Europa, Battletoads como exponente de gran clásico, California Games de Lynx, el gran mito de Goldeneye, los otros míticos Killer Instinct, el zorrón de StarFox,... Rare ha dado grandes juegos... no os portéis mal con Rare. are es buena, Rare trae a BAnjo y a Kazooie a XBOX 360... por favor...

salba dijo...

demo de Mirror's Edge el 6 de noviembre en Live! y Store. A ver si llegas a tiempo :D

Sobre Rare, Para mí es una compañía que ha ido de más a menos. En snes los DKC son juegos sublimes, que los pones hoy y piensas 'entiendo porque rompió moldes'. Luego está KI, grande en snes y vapuleado (excesivamente) en N64.

De la época de N64 me quedo con Goldeneye (un antes y un después en los fps de consola) y Blast Corps. Otro juego que pasó desapercibido pero que era muy muy divertido. Podría ver la grandeza de Banjo Kazooie, Conker (éste básicamente por el personaje y algunos momentos puntuales) y los otros como juegos notables (DK64, Banjo Tooie, Jet Force Gemini)... PD no lo llegué a probar.

Luego han ido claramente a menos. Starfox Adventures es un gran juego hasta la mitad, donde se repiten puzzles hasta la saciedad, las fases de vuelo son un coñazo y el juego cae en picado. que lo mejor de la pasada generación fuera un remake y que en esta, a falta de ver la nueva 'aventura' de Banjo, sólo hayan sacado un PDZ correcto dice poco de ellos y deja en nada los suicidios masivos cuando algunos se enteraron que Nintendo vendía Rare.

Eso sí, Viva Piñata tiene buena pinta (no lo he probado).

Ryu_gon dijo...

Evidentemente, Rare ha bajado el listón respecto a otras generaciones, pero no ha sido la única. En cambio sí que está siendo de las más vilipendiadas. De momento, yo les reciminaría que convirtieran un juegazo como Pefect Dark en un shooter correcto como es PDZ, sin más. De la misma manera, la segunda entrega de Viva Piñata, Trouble in paradise, me parece totalmente innecesaria, aunque sí soy defensor del primer VP(que seguro que en Ds cuaja bastante mejor que en 360).

Por lo demás, creo que se mantienen fieles a su estilo en un momento en el que la oscuridad y las paletas de colores grises inundan las pulcras pantallas en HD, y eso ya me parece defensable.

PD: Tengo la sensación de que la actual Rare, por mucho que haga, nunca recuperará su anterior estatus. Igual que la maltratada Sega...

Saludos!