sábado, 26 de enero de 2008

Buenos tiempos para la aventura gráfica

Desde sus inicios, la aventura gráfica ha representado el género más minoritario de los videojuegos, tomando como referencia la investigación, los rompezcabezas y la interactividad entre personajes para resolver los enigmas y problemas que se presentan durante las historias que en ellas se suceden.

Hubo una época, en los 80, en que los juegos conversacionales desembocaron en propuestas tan originales como Lesuire Suit Larry de la mano de Sierra, la pionera, o Maniac Mansion de Lucasfilm, la otra gran generadora de aventuras gráficas. Con la llegada de los 90, el género experimentó su máximo apogeo con títulos del renombre de Indiana Jones and the Fate of Atlantis, The Secret of Monkey Island (la panacea de las aventuras gráficas), Broken Sword o, ya más tarde, el aclamado Grim Fandango. Por todos es sabido que el PC es la plataforma por excelencia a la hora de nombrar las aventuras gráficas y, aunque en consolas también han habido pequeñas pinceladas de las mismas (se me ocurren Fahrenheit o Beyond Good&Devil como suaves aproximaciones al género) la verdad es que no se han prodigado todo lo que deberían. Es más, se puede decir que este concepto de juego ha ido decayendo progresivamente año tras año hasta el punto de que en ocasiones algunos lo han dado por muerto.

En este marco decadente, tenía que ser la portátil más bien dotada de todos los tiempos, Ds, la plataforma ideal para retornar el género al nivel que se merece. La pantalla táctil y la inclusión del bien hallado Stylus encajan perfectamente con el interfaz de navegación que ostenta cualquier aventura gráfica que se precie. Y ahora, tras prácticamente tres años desde su lanzamiento, se puede decir que hemos presenciado cosas muy interesantes en la doble pantalla. Des del original Another Code, pasando por Lost in Blue y, en breve, su segunda parte (ambos con espíritu Crusoe o, ya que estamos, JJ Abrams) hasta el obligado Hotel Dusk, congratulado por muchos especialmente por su estética de cine negro. Sin embargo, el ejemplo más claro se encuentra en la trilogía Professor Layton, que ya va por su segunda entrega en Japón (con el nombre de Pandora's Box) y cuya primera parte (professor Layton and the Curious Village) aterrizará en nuestro territorio el mes que viene. Se trata de una propuesta de tintes detectivescos y de claros guiños al universo Holmes que, por ahora, pinta realmente bien. Habrá que ver si las expectativas depositadas en él se cumplen o no, pero la realidad del momento es que la aventura gráfica ha resurgido de nuevo y, de qué manera, en la pequeña de Nintendo.

3 comentarios:

Alvy Singer dijo...

Es cierto: en las consolas una aventura grafica es minoritario. No asi en los peces, donde es un CLASICO junto al shoot'em'up. Monkey Island es la quintaesencia del mito, exitazo y cualite: una saga avalada por LucasArts (del avispadísimo George Lucas) seguida por Sam & Max y el celebre Indiana Jones and the Fate of Atlantis. La aventura grafica es la memoria sentimental de muchos jugadores, mas de lo que yo creia, y aunque ahora reneguemos de ella (no porque haya muerto sino porque ha sido canibalizada ¿o es que creen que Half Life sale de la nada?) el juego de Lost promete darnos y devolvernos a una galaxia nueva: mezclar el clasico juego de aventuras con toques de aventura grafica. O viceversa. Lo que puede ser, tranquilamente, un desastre.

Ryu_gon dijo...

Sí, de hecho este género mixto entre aventura gráfica y aventura de acción a secas ya lo hemos vivido con nuestra heroína de pechos globo sondas por excelencia, y el resultado ha sido bastante intermitente. Y sobre Lost...detrás está Ubisoft que en teoría es una garantía pero viendo las cuestionables adaptaciones de series como Expediente X al mundo de los videojuegos yo no esperaría nada de bueno.

Alvy Singer dijo...

O la adaptacion de CSI, madre mia....